Te voy a contar una historia: La otra historia de La Punta

 

 

 

entradalapuntainaugara

 

Un 29 de diciembre del 2002, entregaban las primeras viviendas en la denominado  Complejo urbanístico La Punta, declarado así tiempo después La Ciudad de La Punta.

(Imagenes 2001, 2002, 2003)

En aquel entonces, ese día, Argentina miraba por TV, como en una provincia tan lejana de Buenos Aires se entregaban centenares de viviendas  en  un solo día.

La vieja ruta 3 hoy autopista 25 de mayo estaba atestada de autos que venían a la ciudad, cargados de  adjudicatarios decididos a recibir su primera casa.

Ese  29 de diciembre fue un día tan particular como histórico.

LA PUNTA ERA INAUGURADA POR UNA IDEA UNICA PARA ESTE SIGLO, POR PARTE DE ADOLFO RODRIGUEZ SAA, ALICIA LEMME GOBERNADORA, ALBERTO RODRIGUEZ SAA, JEFE DE GABINETE. 

En lo histórico quedaron plasmadas las imágenes y firmas, de los primeros que vinieron haciendo patria, a instalarse  a vivir entre montes, pumas y zorros que caminaban por las pocas calles que tenía la ciudad. Amplia mayoría de tierra o senderos de cabras como la 24.

El centro comercial no existía, era solo un camino de tierra, sin ni siquiera un local construido.composelapuntaantres

 

Ese día centenares de  posibles nuevos vecinos, vendían o cambiaban su vivienda por pocos pesos y hasta por un auto, ya que la capital quedaba muy lejos.

Ese  día el complejo Urbanístico La Punta, comenzó a llamarse tierra de  pioneros, tierra de inmigrantes en un mismo país.  En La Punta, en San Luis. Porteños, Mendocinos, Cordobeses, Santafesinos y desde  todas las provincias, compraban una casa por pocos pesos y apostaban al futuro y a un presente inmediato.

Una sola escuela que no completaba las aulas de alumnos; La Rosenda.

Una comisaría con ocho policías por turno.

Un hospital inaugurado tres  días  antes con impecables delantales esperando por pacientes.

La ciudad pertenecía al departamento Belgrano y luego inmediatamente paso a ser parte del denominado ahora Pueyrredón.

Era subir al techo de tu casa, para lograr obtener señal en el  celular.

El mensaje  de texto era caro. Pero no había donde hacer recargas.

No existían almacenes los que poco  a poco fueron apareciendo  en comedores de alguna vivienda.

Tomar un colectivo era una verdadera odisea. Pasaban cada 3 horas con suerte y mucha gente perdía su empleo en la capital, por llegar siempre tarde.

Lograr traer materiales desde alguna ferretería o corralón de San Luis, era carísimo. Pero muchos, muchos lo hacían.

Cada  vecino, a su modo, a su manera, con muchísimos sacrificios, se jugaba por la tierra elegida. El que no, simplemente se iba, JUSTIFICADAMENTE. Ya que en ese entonces, San Luis quedaba muy lejos, la capital de donde todos dependiamos. 

El Arquitecto Larramendi fue el primer delegado Organizador, era la figura del intendente.

Su despacho estaba habitado  por algunos muebles prestados por vecinos.

Llegar hasta la municipalidad parecía algo muy lejano. Toda una odisea, llegar al hospital, a la comisaria, a la escuela. 

composelapuntaaaaaaaa

El primer tachero del Módulo 15, los primeros almacenes.

Esos donde cuando llegaban cuatro chocolatines, los clientes se desesperaban por comprarlos.

Solo un tramo de la Avda. Tobar García tenía asfalto y llegaba hasta la plaza de La Cultura. (Licitación 3  y 4). Y luego una parte pasando la Plaza de los Niños.

Los vientos inundaban las habitaciones de tierra, casi no llovía en un 2003 donde las precipitaciones alcanzaron en un año, apenas 167  m.m.

Plantar un árbol, lograr hacer una  reja, conseguir una garrafa. Y allí apareció el garrafero en su vieja F100 quien venía desde San Luis. (imágenes de lo expuesto en archivo de esta redacción).

Pero los nuevos vecinos “inmigrantes en San Luis” seguían comprando viviendas y haciendo patria.

Larramendi caminaba las calles junto a los nuevos lugareños. Intentando ver cómo lograr solucionar problemas lógicos de una ciudad nueva.

Los chicos jugaban en  la calle o en los patios donde en ninguno había medianeras.

Desde  San  Luis, venían algunos pibes a robarse alguna bici. Alguna herramienta. Pero aún recuerdo un hecho. Dos de  ellos fueron capturados por algunos vecinos. Las bicis recuperadas. Y los jóvenes casi desnudos, obligados a correr así, entre  espinillos y algunos pocos árboles en  los espacios verdes. Nunca luego volvían por otra bici.

Los vecinos de  algunos barrios se unían y salían entre todos a cortar el pasto de casas desocupadas, de veredas aún sin dueños. A pintar cordones. Las cuadrillas municipales no existían en  esta tierra árida y furiosa por los vientos.

Subir al techo para lograr captar la señal del viejo canal 13 girando la antena.

Juntar leña para alimentar salamandras en invierno. Todo esto era parte de una vida cotidiana. En tanto muchos se  iban y más aún nuevos pioneros llegaban.

Quien puede negar que La Punta fue hecha por su habitantes. El resto miles de viviendas construidas. Cableado subterráneo, pero con cortes de energía eléctrica, que duraban horas y horas.

 

Fríos intensos, calores  agobiantes. Todo esto provocó que los pioneros, se  aferraran aún más a su tierra.

Nadie  se quejaba si una calle era intransitable. “Teníamos, ya sea adjudicada o comprada”, la casa propia.

Nacían las primeras COMISIONES BARRIALES. Las que llegaron a sumar más de veinticinco. Los bingos en cada barrio estaban de moda.

Dejar la bici en la vereda no era una preocupación.

Y allí a muchos vecinos se  les ocurrió armar montecitos en cada espacio verde. En cada reserva ecológica. Muchas de ellas hoy ocupadas por locales construidos, donde la ley no lo permitía. Nuestros pulmones verdes.

 

Sobre la ruta 3  no existía una vivienda. Cuando la emparcharon fue toda una fiesta allá por el 2003.

 

Quedarse tirado en la ruta con el auto roto no era preocupación. Siempre paraba algún vecino gaucho para sacar la linga y llevarnos de tiro. Todos nos conocíamos aunque sea de vistas.

 

Una época donde gringos llegados de otras tierras y lugareños de siempre, se unían en una sola voz. Un crisol de razas que se llamaba La Ciudad de La Punta. Tenemos en archivo las imágenes del primer casamiento realizado  en la plaza. No había iglesia. Del primer nacido varón y niña en nuestro hospital. El audio y las imágenes de la canción de la ciudad. “Mi bella ciudad de  La Punta”, entonada por OMAR LUGEA.

 

Las imágenes de centenares de firmas de los primeros habitantes y fotografías abriendo emocionados las puertas su primera vivienda.

 

La imagen  del  primer fallecido quien se suicido. La imagen del primer comerciante fallecido, quien admiraba las estrellas desde su patio convertido  en una platea al cielo.

Las imágenes de los primeros policías, docentes, profesionales  de la salud, vecinos sentados en las puertas. Niños en las calles, en las aulas. Tantas, pero tantas imágenes que algún día serán parte de nuestra historia. Si fueran publicadas sobre papel necesitaríamos miles y miles de páginas para lograrlo.

Una historia que nos provoca nostalgia, alegrías, añoranzas.

 

Como olvidar la imagen de ese niño bien  gringo con apenas un año de  edad, tomándose una fotografía junto a su vecina de la misma edad. Para luego muchos años después, repetir la misma imagen, en el mismo lugar, con los mismos niños ya crecidos.

 

Como no se van a caer lágrimas de emoción en aquellos que dejamos atrás familias, amigos, comodidades y mucho más porque estábamos seguros que La Punta, era la tierra prometida. Y aquí muchísimos nos quedamos.

 

Y no nos vamos. Nos quedamos.

 

El 26  de  marzo del  2003, se  inauguró la ciudad de manera oficial en la plaza fundacional.

 

A partir de allí comienza otra historia. Una historia que ya esta relatada  sobre  papel y seguramente algún día difundiremos.

 

La historia de la ciudad de los niños. De  la ciudad ecológica. De la primera creada desde los cimientos en  sud  América en el siglo XXI.

 

La historia de Los habitantes de La Ciudad de La Punta!!! Nuestra historia!!! Se nos eriza la piel, solo por  recordarla. La historia de inmigrantes  que se  quedaron y aún se juegan por La Ciudad de La Punta en San Luis, en Argentina.

 

Edgar Fabián Ferrarelli

 

DNI: 17.479.802

Esta redacción tiene bajo custodia casi 1.000.000 de imágenes. 18 videos. Centenares de historias. Muchas propias, otras cedidas por vecinos, otras recuperadas de las redes y una 600 cedidas por la ex Gobernadora Alicia Lemme.